Al terminar el día, ¿sabes lo que más me gusta hacer? ¿no? ¿no lo adivinas? ¡Manualidadesssss!

Siempre ando buscando cosas para hacer porque eso me relaja cuerpo y mente. Son esos momentos en los que no pienso en absolutamente nada.

Ésta es la escena: mi hija está viviendo con su chico y me dio permiso para que utilizara su habitación para lo que quisiera. Me costó días hacer un cambio. La empresa se mudó de local comercial y traje a casa todo el material de manualidades. Además disponía de cajas que pinté en tonos pasteles y fue donde pude ordenar todo el material.

Instalé el ordenador que tenía en casa de mi madre y contraté el servicio de internet. La mesa de mi estudio es tipo «L» por lo que tengo suficiente espacio. Conecto en el canal de Youtube música relajante con el piano y el saxofón y la cabeza se concentra en lo que estoy haciendo.

No te puedes imaginar lo que disfruto de esos momentos. Es una rutina diaria que si no la haga es como si me faltara algo. Lo mismo me pasa cuando un día no voy a caminar por la playa, lo hago diariamente, y cuando no voy, algo me falta en mi vida.

Se me ocurrió la idea de pasar todos los monstruos emocionados, que son sólo dibujos, a peluches. No sé utilizar la máquina de coser, así que la única opción era coserlos a mano. Compré el fieltro de los colores que me faltaban para realizar todos los monstruos y me puse ¡manos a la obra!.

El primero que hice fue el monstruo enfado. Al principio lo hice tamaño bolsillo y resultaba muy pequeño por lo que me dispuse a hacerlo a tamaño mayor.

Es empezar a hacerlo y tener que acabarlo para ver el resultado final y enseñárselo a la familia a ver qué les parece. 😄

Una vez acabado y que la familia le dé el visto bueno llega la sesión de fotos para poderlo compartir con el mundo de las redes sociales.

El objetivo de los peluches es regalárselos a mi sobrino y que les dé la bienvenida en su espacio para la calma. Un espacio que hemos ido creando y que en breve te lo mostraré por si también le quieres dar momentos de tranquilidad a tu hijo/a.

Pero no voy a acabar aquí. Tengo algo para tí….¿te gustaría hacer también el peluche del monstruo enfado? A un precio ridículo puedes descargar la plantilla en mi tienda de Crear Para Regalar. Para más información haz clic aquí >>>> Quiero mi plantilla para hacer el Monstruo Enfado ¡Genial! 😄

¡Espero que tu día esté lleno de ALEGRÍA!