Seguimos creando actividades fáciles y con material que tenemos en casa para nuestros/as «peques». En esta ocasión hemos creado un circuito de psicomotricidad para un niño/a de tres años.

Como hemos dicho en otras ocasiones, las actividades que diseñamos son meramente informativas, y lo que pretendemos es que sean fuentes de inspiración.

Lo primero que tenemos que hacer para poder diseñar el circuito es buscar un espacio adecuado en casa, bien puede ser el salón, el comedor, una habitación, una azotea o como en nuestro caso el pasillo.

Una vez visualizado el mismo, nos daremos una vuelta por la vivienda y miraremos tanto el material que tenemos del niño/a (juguetes y otros utensilios), como del mobiliario para uso diario (mesas, sillas, escaleras, etc.)

Hemos colocado el material para la creación de nuestro circuito. Para la elección del mismo hemos tenido en cuenta qué acciones queremos que haga el niño/a (saltar, agacharse, reptar, escalar, etc.)

circuito de psicomotricidad

 

Los materiales que hemos utilizado para la realización de nuestro circuito han sido: tabla curva (más información sobre este material aqui), túnel, un banco, una torre de aprendizaje (más información sobre este material), una papelera a forma de canasta, un colgador, una palangana (que hemos utilizado como recipiente para colocar las bolas en el punto de partida) y 10 pelotas.

El recorrido que ha hecho el niño en nuestro circuito ha sido el siguiente:

El pequeño ha cogido una bola, la ha pasado por debajo de la tabla curva cogiéndola por el otro lado (agachándose) para posteriormente meterse en el túnel y llegar al otro lado reptando.

Una vez atravesado, el «peque» pasó el banco y se subió en la torre de aprendizaje para encestar la bola en la papelera.

Una vez introducida la bola en la papelera el niño volverá al inicio del recorrido y comenzará nuevamente el circuito, así hasta que las 10 bolas estén dentro.

De esta manera, fomentamos las habilidades motrices básicas del niño/a. Cabe señalar que el circuito no puede ser ni muy fácil, ni muy complicado, porque en la primera el niño/a terminará por aburrirse y en la segunda se frustrará y abandonará.

Este circuito es para que el/la niño/a lo haga sin ayuda de un/a adulto, por lo que nosotros/as como adultos nos mantendremos al margen, observando y acompañando al niño/a.

psicomotricidad
Imagen.- Niño pasando por encima el banco.
juego de psicomotricidad
Imagen.- El niño lanzando la bola a la papelera.
actividades para niños psicomotricidad yo me quedo en casa

Hemos decorado el recorrido con distintos animales que el niño tenía en su zona de juguetes, de esta forma hemos hecho más atractivo el circuito.

Cuando terminamos de hacer la actividad, el niño terminó bastante cansado y con ganas de merendar, por lo que nos pusimos manos a la obra y nos tomamos un zumo de sandía y fresas.